Sobeler.com

sábado, 1 de junio de 2013

ZEBRALIGHT SC52

ZEBRALIGHT SC52
LED: CREE XM-L U3
Batería: 1x AA / 1x 14500
Modos: 11 (3x Alto, 3x Medio, 4x Bajo / Strobo) Programable, con memoria.
Interruptor: Electrónico (lateral)
Precio: $70 (Incluye batería 14500)
Fecha: Mayo 2013
Enlaces:

PRESENTACIÓN:
Una de las linternas más esperadas en los últimos tiempos, y que más expectación ha levantado a sido esta nueva Zebralight SC52. Heredera de una dinastía breve pero aplaudida, esta pequeña linterna AA promete un rendimiento casi sobrenatural, nunca visto hasta ahora en linternas similares. Gracias a la oferta de Wallbuys, y a su rápida capacidad de obtener stock (algo que los que habéis intentado conseguir esta linterna desde otros vendedores sabréis que no es cosa sencilla), hoy puedo presentaros este análisis, que va a estar realizado con la ayuda de nuestro compañero Jaipe, quien ha accedido una vez más a colaborar con sus magníficas tomas nocturnas de comparación entre similares linternas.
La caja de cartón en la que llega es de aspecto simple, pero efectivo. Sin impresiones ni logotipos, es solo identificada por una pequeña pegatina en la que además de un código de barras tenemos el logotipo modelo dirección física del fabricante.
En el interior, encontramos la linterna acomodada por dos pequeñas láminas de espuma en una doblez del cartón, acompañada de un pequeño manual de instrucciones en inglés y una hoja de advertencia sobre el tipo de baterías a emplear.
Retirando el cartón, encontramos una bolsa con un juego de O-rings de recambio, y envuelta en plástico acolchado una batería Li-Ion 14500 protegida Zebralight ZL584, etiquetada con 840mAh de capacidad teórica.

ACABADO EXTERIOR:
El acabado exterior de la linterna tiene un aspecto propio e identificativo. El anodizado HA III de tono natural, que tiene unos matices verdoso-grisaceos es áspero y con un excelente agarre.
Llama la atención su tamaño y peso, siendo una linterna ultracompacta, sorprendentemente corta para alojar una AA en su interior. Casi comparable con la longitud de las linternas CR123.
La construcción es sencilla, y solo cuenta con una parte desmontable, el tailcap, siendo el resto una pieza única.
Las líneas recuerdan a su versión anterior, la SC51, siendo el área de la cabeza la que acoge la mayoría de cambios estructurales. Se le ha dotado de una masa mayor en esta área, para mejorar su capacidad de disipación, y se ha aprovechado también para instalar el pulsador unos milímetros más hundido, ya que al parecer en la SC51 resultaba sencilla la activación accidental. Para mi gusto, y por el tamaño de mi dedo pulgar creo que se han pasado ya que me resulta imposible encenderla con la yema del pulgar, y necesito pulsar con la punta, obligándome a realizar un gesto poco cómodo.
El pulsador está recubierto de silicona negra con el símbolo “ON”, y rodeado por un anillo de acero inoxidable, al igual que el bisel. La lente antirreflejos está colocada apenas un milímetro bajo el bisel, y tras ella vemos un reflector ligeramente rugoso. El emisor, en mi unidad, está ligeramente descentrado, pero parece no afectar demasiado en la proyección.
Las roscas del tailcap están anodizadas, con un corte triangular. Llegan limpias y correctamente lubricadas, siendo muy suaves en su accionamiento. La gruesa junta está también ligeramente lubricada y encaja a la perfección creando estanqueidad. El tapón esta aleteado en su lateral, lo que facilita el agarre para su desenroscado, y es plano en su base haciendo de esta SC52 una linterna apta para usarse en modo vela.
En el interior del tapón, además de las roscas también anodizadas tenemos un muelle para el contacto negativo que va soldado a un pequeño PCB que se divisa al fondo. El contacto positivo carece de protección mecánica contra la polaridad inversa.
El exterior tiene un mecanizado peculiar, caracterizado por el original aleteado del tubo, con un plano en el que tenemos el grabado a laser con el logotipo y modelo.
Por último, tenemos en el lado opuesto a estos logotipos un clip niquelado, que está atornillado al cuerpo de la linterna. Este clip tiene una tensión casi excesiva resultando complicado su enganche, especialmente sobre prendas gruesas. Tras comrpobaciones previas, observo como el clip de titanio opcional para la Nitecore EX11 es compatible, y en mi opinión un acertado “upgrade”.
Desafortunadamente, los tornillos no son compatibles y tendremos que utilizar los Phillips que trae el original.

INTERFAZ DE USUARIO:
La Zebralight SC52 cuenta con una interfaz de usuario compleja pero realmente completa. La linterna cuenta con 3 modos principales, y otros tres modos secundarios, estos programables.
El uso básico se podría resumir así:

Al encender la SC52 con una pulsación sencilla (o rápida), esta lo hace siempre en el modo Alto. Una pulsación igual con la linterna encendida la apagará.

Si hacemos click rápidamente tras encenderla la linterna alterna entre los modos principales (H-M-L).

Manteniendo el pulsador con la linterna encendida por más de 0.6 segundos hará que los modos empiecen a alternar de forma automática, empezando siempre (sin importar en cual estemos) desde el L y lo hará siempre en este orden: L->M->H->L-M->H… y al soltando el pulsador fijamos el modo.

Si, con la linterna apagada, mantenemos el pulsador por 0.6 segundos, la linterna se enciende directamente en el modo bajo (L).

Hasta aquí todo controlado, no resulta difícil hacerse rápidamente al manejo. Ahora bien, Zebralight ha dotado de un manejo avanzado, bastante más complejo, que nos permitirá acceder, programar y personalizar los modos a nuestro gusto o necesidad. Para ello ha implementado un “subnivel” para cada uno de los modos de la secuencia principal:

Para alternar entre el modo principal y secundario dentro de cada intensidad basta con hacer un doble-click:
  • Alto: H1 (280LM/0.9h), H2 (172LM/1.7h), H3 (108LM/3h), Estroboscópico (4Hz)
  • Medio: M1 (50LM/7.5h), M2 (25LM/12h), M3 (12LM/27h)
  • Bajo: L1 (2.7LM/4 días), L2 (0.34LM/ 3 semanas) L3 (0.06LM / 2 meses), L4 (0.01LM/3 meses).
Además, si utilizamos una 14500, el modo H1 nos ofrece unos teóricos 500LM por un minuto, punto en el cual baja automáticamente a la misma intensidad para este H1 con una AA.

Esta segunda intensidad del subnivel puede ser programada a nuestro antojo mediante una secuencia de 6 doble-clicks, cambiando con el séptimo doble-click la intensidad definida como subnivel entre el abanico de intensidades disponibles para cada nivel principal. Estos subniveles se memorizan tras apagar la linterna, y esta queda programada para los sucesivos encendidos, manteniendo en memoria la selección incluso si retiramos la batería.
Tenemos, dentro de los subniveles del modo Alto (H), un modo estroboscópico oculto, el cual no puede ser memorizado.
Además la linterna cuenta con un sistema de lectura del estado de la batería, mostrándonos mediante una secuencia de flashes su vida restante. Para esto, hay que hacer cuatro pulsaciones rápidas con la linterna apagada. El estado de la batería se muestra en un sencillo código de 1, 2, 3 o 4 flashes, siendo cuatro flashes el estado óptimo (carga completa) y uno solo flash nos indica la cercanía del final de la vida de la batería.

Aquí tenéis una gráfica con la comparación habitual entre las intensidades declaradas por el fabricante y las obtenidas tras la lectura en esfera integradora:























(Todas las mediciones están tomadas siguiendo el procedimiento ANSI NEMA FL1, tomando como valor el punto más alto de la lectura comprendida entre el segundo 30 y el 120 tras su encendido. Más detalles aquí.)

Existen algunas diferencias, pero básicamente diría que es consistente con sus especificaciones.

RENDIMIENTO Y DURACIÓN DE BATERIA:
Llega el momento de comprobar que de cierto y que de fábula hay en las promesas de eficiencia y rendimiento con las que Zebralight nos encandiló a todos. Para ello, vamos a medir el runtime y la salida de luz simultáneamente en la esfera integradora, para posteriormente plasmar todos los datos en las ya habituales gráficas.
Los modos Altos (H), todos ellos con una AA Sanyo Eneloop. Llama la atención la altísima salida que ofrece el H1, a costa de tener una peor regulación que los otros dos, que ofrecen un rendimiento lineal y sólido. Una eficiencia asombrosa en mi opinión.
Ahora comparamos el modo H1 con la 14500 ZL584, contra el mismo modo H1 con Eneloop. Tenemos una punta increíble por unos segundos, de unos 475LM, que tras un minuto de uso contínuo baja automáticamente a la salida del mismo H1 con una NiMH. No he realizado más tests con la 14500 ya que en el resto de modos la salida es exactamente igual a la que ofrece con NiMH, por lo que deducimos que la SC52 está regulada, tanto para NiMH como para Li-Ion.
Por último vamos a realizar una comparación con otras linternas que equipan un XM-L y se alimentan de una sola AA. Como podéis observar, no tiene rival. 

PROYECCIÓN:
La Zebralight SC52, como no podría ser de otra forma por su reducido tamaño y volumen, ofrece una proyección claramente inundadora gracias a la grande área de emisión del XM-L y al relativamente pequeño reflector OP con el que viene equipada. Esto es algo de esperar en este sector de linternas con XM-L y reflectores pequeños, ampliamente extendido a dia de hoy entre las populares EDC de referencia.
El XM-L de primera generación con el que la SC52 viene equipada pertenece al bin U3, el más alto hasta la fecha, por lo que es de esperar un rendimiento superior frente a los habituales T6 o U2. Su proyección es nítida, con un gran punto central que se difumina suavemente con el spill, dando una sensación agradable y cómoda para distancias cortas o medias. Está libre de cualquier artefacto o anillo, gracias a la dispersión creada por el ligero texturado del reflector. 
Un aspecto negativo, aunque ajeno al fabricante de la linterna, es el tinte. Al parecer CREE sigue teniendo problemas para erradicar la tendencia, ampliamente conocida a estas alturas, de que sus XM-L tiendan mayoritariamente a tener un tinte ligeramente verdoso. Este XM-L U3 no es una excepción, aunque por suerte en mi caso no es algo preocupante. Por comentarios de buenos amigos que han tenido ya varias unidades de esta SC52, y por pruebas aportadas, puedo asegurar que existe una gran tolerancia entre la cantidad de verde que hay en distintas unidades. Una vez más, tenemos que poner una vela a nuestro santo/virgen favorito para que la unidad que nos toque en la loteria CREE sea de nuestro agrado.


Os emplazo a disfrutar de la magnifica comparación realizada por Jaipe.

CONCLUSIÓN PERSONAL:
Los que mantenéis contacto conmigo sabreis que no miento cuando digo que, tras el anuncio de Zebralight de las prestaciones de esta SC52, fui no solo incrédulo sino crítico a la hora de valorar esas abrumadoras cifras ofrecidas con una terrenal Eneloop. Pues bien, no me queda otra cosa que tragarme mis palabras y arrodillarme ante la evidencia. Tras largas y tediosas horas de pruebas en la esfera integradora, puedo decir que los resultados están todos no solo próximos a los anunciados, sino que en algunos casos los igualan (algo realmente encomiable teniendo en cuenta el método utilizado para el calibrado de mi esfera, que podria resumirse en dos palabras: FENIX LUMEN). Tanto la excelente salida de luz, como los acabados mecánicos son dignos de ser llamados "premium". Un adonizado excelente, un mecanizado limpio y además con personalidad propia, una proyección limpia y un interfaz de usuario completa (aunque a priori también compleja), se completan con una regulación ciertamente increíble, capaz de mantener de forma constante (siempre y cuando utilicemos una batería acorde) la salida, rozando la mediática cifra de los 500LM cuando utilizamos la batería 14500 que la oferta de Wallbuys nos ofrece.
Eneloop AA · 4Sevens Qmini AA, Zebralight SC52 · Eagtac D25A Ti · Nitecore D10 · Nitecore D11 V2
Recalcar que, de forma contraria a la habitual, esta SC52 no solo es capaz de funcionar con Li-Ion, sino que lo hace de forma regulada, manteniendo todas sus caracteristicas iniciales y sus valores, algo nunca visto en otras linternas de marcas reconocidas que, aunque soportan las baterías Li-Ion, su funcionamiento se reduce a un pseudo-direct drive en el que dependemos del estado de la batería, sacrificando la eficiencia totalmente.
Como aspectos negativos, a parte de la ya mencionada tendencia al verdoso en el tinte, opino que el clip instalado resulta muy poco práctico por la extrema dureza con la que está dotado. No es fácil, ni cómodo, enganchar la linterna a un cinturón o incluso al bolsillo de unos baqueros, ya que es extremadamente duro. 
En general, estamos ante la linterna que marca la referencia, el rival a batir. Solo hay una competencia posible, la recién comercializada SC52W.

Me gusta:
  • Eficiencia y rendimiento.
  • Regulada tanto con AA como con Li-Ion.
  • Extremadamente compacta.
No me gusta:
  • Tinte verdoso.
  • Diferencias en el grado de verdoso en distintas unidades.

1 comentario:

  1. Preciosa!!!
    Me encantaría conseguir la versión neutral.
    Gracias.

    ResponderEliminar

Hola!
Debido al spam, todos los comentarios se moderan. No te preocupes si tu comentario no aparece al instante, ya que tenemos que verificar que no se trata de publicidad fraudulenta.
Disculpa las molestias!