Sobeler.com

miércoles, 17 de diciembre de 2014

RAYUS A10

RAYUS A10 WRB
LED: CREE XP-L V5, XP-E P3, XT-E Q
Batería: 1x 18650, 2x(R)CR123a
Modos: 4 (Bajo, Medio, Alto y Turbo por cada color)/ Strobo, SOS, Police Strobe.
Interruptor: Forward en la cola, Modos en la cabeza.
Fecha: Diciembre 2014
Enlaces: 

PRESENTACIÓN:
Rayus es un joven fabricante que recientemente ha irrumpido en la escena, con algunas propuestas interesantes que apuntan directamente al sector Premium. Entre las linternas que esta marca comercializa a día de hoy, la A10 es una de esas que hacen que uno se fije en ellos. Una pequeña linterna multicolor, que emplea tres emisores con reflectores dedicados, para ofrecer una solución diferente a la que otras marcas nos repiten hasta la saciedad incorporando pequeños emisores de 5mm dentro de reflectores no optimizados para ellos.
Para cubrir un amplio rango, Rayus comercializa esta linterna en tres versiones: WGB (Blanco, Verde y Azul) WRG (Blanco, Rojo y Verde) y por último, el modelo que hoy vamos a desgranar, WRB (Blanco, Rojo y Azul).
La presentación de la linterna es minimalista. Dentro de una pequeña caja de cartón encontramos la linterna, junto a una funda de acabado textil, correa muñequera, una bolsita que contiene un juego de o-rings y pulsador de recambio, y el manual de instrucciones.

ACABADO EXTERIOR:
Es aspecto externo de la linterna es similar al de multitud de linternas de acabado “táctico”, con unas medidas muy compactas, con una óptica de 45mm y un largo total de 144mm. 

El aluminio cuenta con un anodizado negro mate HA III, uniforme a lo largo de todas las piezas que componen la linterna. Los mecanizados son discretos, sin grandes aletas disipadoras ni excesivos ángulos.

La cabeza de la linterna cuenta con acabado liso, con unos discretos rebajes laterales que evitarían que la linterna rodase si prescindiésemos del “cigar grip” instalado entre el tailcap y el tubo. El bisel está ligeramente almenado, y es también de aluminio.
La lente de cristal protege un peculiar reflector liso, en el que tenemos tres fuentes de luz totalmente independientes. Todos los emisores se encuentran correctamente centrados. 
Cada uno de los tres LEDs se encarga de un color distinto, y en esta WRB encontramos tres encapsulados distintos: El encargado de la luz blanca es un XP-L, un XT-E para el azúl y un XP-E para el rojo.
En el exterior encontramos un pulsador lateral, responsable del cambio de modos, rodeado a ambos lados de unas discretas aletas disipadoras. En el interior, encontramos el driver, que cuenta con un muelle para el contacto con el polo positivo de la batería, por lo que esta linterna admite button y flat tops sin problema.

Las roscas, anodizadas y de corte cuadrado, llegan limpias y ligeramente engrasadas.

El tubo de la linterna cuenta con un knurling liso, en el que a ambos lados se han mecanizado dos planos, siendo uno de ellos el lugar escogido para el grabado del logotipo y modelo de la linterna, en letras blancas que resaltan con gran contraste sobre el fondo negro.
En la unión con el tailcap encontramos una pista para alojar el anclaje del clip, que es por presión. El clip queda fuertemente sujeto, y difícilmente se saldrá de su alojamiento sin advertirlo. Sobre el clip encontramos el anillo “cigar grip”, el cual está mecanizado en el mismo material que la linterna, y va roscado a esta, por lo que queda firme y no gira. Además de facilitar el agarre de la linterna y evitar que esta ruede, dicho anillo cuenta con una perforación para fijarla correa muñequera o cualquier otro accesorio colgante.
El tailcap de la linterna cuenta con dos almenas que rodean el interruptor principal, ambas perforadas para pasar por ellas la correa muñequera. Rayus a prescindido del clásico knurling en el tailcap, optando por unas pistas en sentido latitudinal, que aunque no resultan tan efectivas como la solución clásica facilitan el agarre de la pieza a la hora de desenroscarla para el cambio de baterías. El interruptor forward tiene un tacto excelente, con una activación momentánea a aproximadamente el 50% de su recorrido antes de llegar al click.

INTERFAZ DE USUARIO:
El interfaz de usuario es bastante simple para el tipo de linterna multicolor de que se trata. Tenemos tres fuentes de luz independientes, cada una de ellas con propiedades específicas para diferentes usos o situaciones. La luz blanca, obviamente es una solución polivalente. La luz azul ofrece un contraste singular en el que fácilmente podremos identificar restos de sangre. Según parece la luz azul es también usada para la pesca nocturna, ya que dice no ahuyentar a los peces (incluso hay rumores de que este tipo de longitud de onda los atrae!). La luz roja es famosa por ayudarnos a preservar nuestra adaptación visual a la oscuridad, por lo que no nos cegará en completa oscuridad como haría la luz blanca.

  • Encendido y apagado: La A10 se enciende y apaga mediante el pulsador forward situado en el tailcap.
  • Encendido momentáneo: Dicho pulsador puede encender la linterna de forma momentánea, para realizar encendidos puntuales o ráfagas/código morse sin necesidad de llevar el botón hasta el click.
  • Cambio de modos: Los modos se cambian mediante el pulsador de la cabeza. Con la linterna encendida, pulsamos la el botón para ir alternando entre los distintos modos en orden ascendente.
  • Cambio de color: Para alternar entre los distintos colores, hay que mantener pulsado el botón de la cabeza por algo más de un segundo.  Cada color dispone de 4 distintas intensidades, y se cambian de la misma forma anteriormente descrita.
  • Modos especiales: Para acceder a los modos estroboscópicos, hay que pulsar y mantener el botón de la cabeza por aproximadamente dos segundos. El primero que encontramos el modo estroboscópico de luz blanca. Pulsando el botón de nuevo accederemos al modo SOS, que utiliza la luz blanca para emitir la señal en código morse. Por último, repitiendo una vez más la operación llegamos al modo de estrobo policial, en el que la luz roja y azul se alternarán.
  • Memoria: La linterna cuenta con memoria de modo y color. Si apagamos la linterna, su próximo encendido será en dicho modo y color. Los modos especiales carecen de memoria.
  • Bloqueo: La A10 puede ser bloqueada mecánicamente mediante el desenroscado parcial de cualquiera de sus roscas. Al estar anodizadas, interrumpimos el circuito y evitamos encendidos accidentales o involuntarios.
  • Lectura del estado de carga de la batería: Podemos conocer el estado de carga de la batería de forma sencilla, simplemente realizando un rápido doble click sobre el pulsador de la cabeza en cualquier modo bajo. La linterna emitirá una serie de flashes, 3 para un estado de carga del 75% o superior, dos para un 50% y uno para un 25%. Esta función solo funciona con una batería 18650, y en cualquiera de los tres colores.
Como ya ha ocurrido en el pasado, volvemos a utilizar la esfera integradora con luz de color, algo para lo que no fue ideada y sus resultados han de ser leídos desde cierta distancia.

(Todas las mediciones están tomadas siguiendo el procedimiento ANSI NEMA FL1, tomando como valor el punto más alto de la lectura comprendida entre el segundo 30 y el 120 tras su encendido. Más detalles aquí.)

Debido a lo complicado de la comparación, con  cuatro valores por color, he decidido realizar la comparación en dos gráficas independientes. En la primera vemos, ilustrado mediante barras, el reparto de intensidades que el fabricante declara para cada color. En la segunda, los resultados obtenidos tras mediciones en mi esfera integradora casera calibrada para luz blanca y visible. En el color blanco la concordancia es buena, con una ligera tendencia a la baja en todos los modos. En los colores azul y rojo vemos como hay grandes diferencias, por lo que queda patente que el resultado es poco fidedigno.

RENDIMIENTO:
La Rayus A10 ofrece una característica interesante, y es que al funcionar en el modo Turbo, en lugar de gestionar su rendimiento mediante un stepdown por tiempo, cuenta con un sensor de temperatura que baja un modo si esta sobrepasa un punto “critico”. Así pues, si las condiciones ambientales lo permiten, es capaz de funcionar en modo Turbo de forma ininterrumpida.

En esta gráfica podemos comparar el rendimiento entre un mismo test realizado de dos formas, primero con la asistencia de un pequeño ventilador que ha mantenido la linterna fría durante el proceso, y otro test idéntico en el que no ha existido ayuda y la linterna se ha calentado rápidamente.

El rendimiento de los colores es similar, con líneas distintas en función del color que usamos.

En general, el rendimiento del XP-L es muy similar al que obtenemos con un XM-L2, solo que en un paquete mucho más pequeño (aunque mantiene el área de su superficie emisora).

Comparada con otras linternas de tamaño y alimentación similar, la A10 ofrece un excelente rendimiento en su luz blanca.
Frente a la Chameleon CR6 con la luz roja obtenermos una mayor salida durante toda la regulación, y evidentemente un runtime inferior.

PROYECCIÓN:
Al utilizar reflectores independientes, la Rayus A10 busca ofrecer una alternativa con una proyección decente dentro del sufrido segmento de las linternas multicolor. 

Como en la CR6, se emplea un reflector liso que se solapa parcialmente en su centro, aunque en esta Rayus el solapado de los reflectores es bastante menos acusado.

La proyección es limpia, con un hotspot bien definido y un derrame uniforme. Vemos como existe una pequeña imperfección en los bordes de la proyección, causada por el efecto del solapado de los reflectores, aunque dicho efecto es mucho menos marcado que en la CR6, y prácticamente inapreciable lejos de las paredes blancas.






  
CONCLUSIÓN PERSONAL:
Rayus, aun siendo un joven fabricante, cuenta entre sus filas con algunos cerebros que provienen de empresas líderes en la industria, por lo que han conseguido empezar con muy buen pie ofreciendo linternas muy trabajadas desde sus inicios.

Esta A10 WRB es un excelente ejemplo de como una empresa rechaza el actual conformismo al que muchas se suman con la “moda” de incluir rídiculos LEDs multicolor encrustados en el reflector, y nos brinda la oportunidad de saborear como es la luz de color de un powerLED en una linterna.

Rofis TR31C · Rayus A10 · Nitecore CR6 Chameleon · Fenix TK22 GE · Nitecore P20UV

Su tamaño puede llevar a engaño, ya que en el clásico formato de una linterna “táctica” tenemos una pequeña multiled, que en lugar de apostar por una salida extrema de luz blanca utilizando todos sus emisores para un mismo color, nos ofrece una alternativa real dentro del sufrido campo de las multicolor compactas.

Aspectos negativos: Me parece curioso que, en lugar de haber agrandado ligeramente la cabeza o disminuido el diámetro efectivo de los reflectores para incorporar los cuatro colores en una misma linterna, Rayus haya decidido comercializar tres modelos, cada uno con una combinación diferente. También veo con cierta preocupación que, aun pareciendo diseñada para ello, la linterna no puede colocarse en tailstand .

Aspectos positivos: Me gusta especialmente la construcción sencilla de la linterna, sin líneas afiladas en el mecanizado de su cuerpo. Los acabados mecánicos están a la altura de las grandes marcas de la industria, y la atención al detalle es palpable. Extremadamente versátil, y con un interfaz de usuario simple pero completo. Rendimiento de los colores excelente, con luz azul y roja con modos gemelos al de su faceta de luz blanca. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!
Debido al spam, todos los comentarios se moderan. No te preocupes si tu comentario no aparece al instante, ya que tenemos que verificar que no se trata de publicidad fraudulenta.
Disculpa las molestias!