Sobeler.com

viernes, 21 de febrero de 2014

FENIX TK22 Grey Edition

FENIX TK22 Grey Edition
LED: CREE XM-L2 T6 NW
Batería: 1x 18650 / 2x (R)CR123
Modos: 5 (Low, Med, High, Turbo + Strobo oculto) con memoria.
Interruptor: Doble (Electrónico en cabeza, Forward en tail)
Fecha: Febrero 2014
Enlaces:

PRESENTACIÓN:
La serie TK de Fenix ha sido siempre un referente en lo que a linternas tácticas se refiere. La TK22 es la linterna táctica compacta más moderna de la serie, y recientemente Fenix ha lanzado esta versión especial, apodada TK22 Grey Edition, que incorpora dos cambios frente a la versión básica, uno totalmente estético con un anodizado especial y otro funcional con un tinte Neutral White.
La linterna llega en una caja de cartón, impresa con la habitual presentación de la marca Fenix, incluyendo una ventana a través de la cual podemos ver la linterna dentro de su alojamiento.
Una vez fuera, encontramos además de la linterna una funda textil con cierre de velcro y una pequeña bolsa de plástico en la que se incluyen un juego de juntas de recambio, así como un recubrimiento del pulsador trasero y una correa muñequera. Se acompaña de la habitual documentación, consistente en un folleto publicitario con los nuevos modelos de la marca, tarjeta de garantía y manual de instrucciones en inglés.

ACABADO EXTERIOR:
La Fenix TK22 Grey Edition se diferencia exteriormente de su versión básica en el color de su anodizado. Fenix ha llamado Grey (Gris) a un color verde oliva suave, que recuerda al famoso Natural HA, como el que se podía encontrar en la ya casi legendaria TK10. Además tiene la peculiaridad de cambiar algo de tono en función de cómo le da la luz.

El anodizado y mecanizado externo de la linterna es muy bueno, como uno espera de una Fenix. 
La cabeza de la TK22 cuenta con un discreto bisel almenado en acero “arenado”, por lo que combina muy bien con el claro color del cuerpo. La lente con tratamiento antirreflejos y ultra clara protegen una peculiar óptica, con un reflector muy interesante. El LED está perfectamente centrado, sobresaliendo solo el encapsulado del centrador.
El acabado de este reflector es rugoso, pero con un texturizado muy muy fino, casi liso. 
En el cuello encontramos el botón que nos permite cambiar de modos, recubierto por un pulsador metálico e instalado sobre la zona lisa, por lo que su localización al tacto es buena, y al sobresalir este sobre el plano su uso con guantes es correcto.
En el interior encontramos el driver, que cuenta con un muelle para el contacto positivo con la batería y carece de cualquier sistema de protección mecánica contra polaridad inversa, por lo que cualquier batería (Button o Flat top) funcionará sin problemas.
Las roscas están anodizadas en ambos extremos del tubo, permitiendo el bloqueo de la linterna con un leve desenrosque de cualquiera de ellas. El corte de las roscas, se puede definir como estándar Fenix, de paso grueso y talla cuadrada. 

Exteriormente, el tubo cuenta con knurling excelente, áspero y seco. El clip es el común en otras linternas Fenix, mecanizado en acero y bañado en titanio, que tras un temple cobra ese color metálico oscuro. Se sujeta a la linterna por presión en una pista junto al anillo, y no puede ser instalado en el otro sentido.

El anillo táctico, mecanizado en aluminio anodizado del mismo tono que el resto de la linterna, va roscado al tubo y cuenta con una perforación en uno de sus dientes ofreciendo un punto extra de fijación para la correa muñequera o cualquier otro accesorio.

El tailcap tiene un diseño que nos permite tener un acceso rápido y cómodo al pulsador, estando este rodeado por cuatro almenas excéntricas, una de ellas también perforada. Dichas almenas no son lo suficientemente altas como para permitir el tailstanding. El interruptor mecánico tiene un tacto muy bueno, necesitando de muy poca presión para el encendido momentáneo.

INTERFAZ DE USUARIO:
Una linterna táctica necesita de un interfaz de usuario sencillo e intuitivo, y en este aspecto la TK22 cumple:
  • Encendido y modos principales: La linterna cuenta con un interruptor forward situado en el tailcap, mediante el cual encendemos la linterna de forma momentánea (pulsando sin llegar a hacer click, la linterna permanecerá encendida mientras mantengamos la presión el al interruptor) o de forma permanente (pulsando hasta oír el Click y soltando).
  • Modos principales: Con la linterna encendida (incluso en un encendido momentáneo), apretamos el pulsador de la cabeza para ir alternando entre los 4 modos principales de la linterna, en orden ascendente: Low -> Mid -> High -> Turbo
  • Memoria: La linterna recuerda el modo principal en el que la apagamos, y volverá a este en el siguiente encendido. 
  • Modo estroboscópico oculto: Con la linterna encendida, basta con mantener el pulsador de la cabeza un par de segundos para entrar en el modo estroboscópico. Dicho modo cuenta con una frecuencia variable, alternando entre flashes rápidos y lentos. Este modo no puede ser memorizado.
  • Bloqueo mecánico: Gracias a sus roscas anodizadas, la Fenix TK22 puede ser bloqueada mediante el desenroscado parcial de cualquiera de sus roscas. De esta forma evitaremos un encendido accidental o inadvertido. Al contar con un interruptor mecánico, no existe lógicamente consumo parasitario cuando la linterna está apagada.

 (Todas las mediciones están tomadas siguiendo el procedimiento ANSI NEMA FL1, tomando como valor el punto más alto de la lectura comprendida entre el segundo 30 y el 120 tras su encendido. Más detalles aquí.)

Como esperaba, esta nueva Fenix viene a confirmar lo que ya vimos con la review de la Fenix LD12 G2, y es que el calibrado de la esfera integradora usando solo linternas Fenix como referencia hace posible una concordancia más que aceptable entre lo que el fabricante especifica y lo que el foto diodo interpreta tras la lectura de la luz integrada. Vemos algunas pequeñas diferencias en ambos sentidos, algo totalmente comprensible por la cantidad de variables que existen a la hora de las mediciones, como las diferencias palpables en el rendimiento de LEDs CREE etiquetados bajo el mismo grupo o bin. Aun así, esta TK22 da en la diana teniendo en cuenta el margen de error de +/-10% con el que se calibró la esfera.
Volviendo a la linterna, los modos están correctamente espaciados, con un modo Turbo no llevado al límite contrario a la tendencia de marketing del mercado actual. El modo bajo, con sus algo más de 5LM reales es, como en la LD12 G2, un modo sorprendentemente usable con una autonomía para despreocuparse por completo. ¡Excelente reparto!

RENDIMIENTO:
Un detalle interesante a tener en cuenta con esta TK22 edición especial es el LED que emplea. La primera TK22 que salió al mercado utilizaba un XM-L U2 CW (Máx. 650LM) de primera generación. Posteriormente Fenix ha lanzado una versión actualizada con XM-L2 U2 CW (Máx. 680), y esta edición especial utiliza un XM-L2 T6 NW, aunque las especificaciones sobre rendimiento máximo se mantienen en 680LM, igualando a las de la versión U2 de tinte frío.

Vamos a ver cómo se comporta este nuevo LED en la habitual prueba de runtime vs time, en la que dibujaremos una línea que nos indicará la salida real en cada instante a lo largo de todo su tiempo de funcionamiento:
Vemos como la TK22 Grey Ed. tiene un modo Turbo que supera con creces los 700LM reales al encendido, y que tras un par de minutos parece intentar estabilizar su salida alrededor de los 680LM prometidos. Debido a la temperatura y la caída del voltaje de la batería, la salida va poco a poco cayendo durante los primeros 20 minutos, momento en el cual entra en acción un stepdown temporizado que automáticamente cambia el modo bajando al modo High. Una vez ahí, la linterna muestra una regulación plana hasta alcanzar los 215 minutos desde su encendido, momento en el cual entra en acción otro stepdown, este provocado por el voltaje restante insuficiente, pasando ahora al modo bajo. Como podéis observar, he detenido el test cuando nos acercábamos a las 5 horas ininterrumpidas, y la linterna no daba signos de perder la regulación en su modo bajo.
Comparada con algunas de las linternas tácticas que hemos visto a lo largo de los últimos meses, la TK22 no destaca especialmente por su salida máxima, pero si lo hace en el tiempo de ejecución gracias a la bajada a un modo más conservador, mostrando una linealidad y una eficiencia excelentes.

PROYECCIÓN:
Además del tono de luz neutral, la TK22 tiene un detalle que me ha llamado la atención en la primera inspección de la linterna es su peculiar reflector, ligeramente rugoso bautizado por Fenix como lossless orange-peel reflector. Recordemos que la finalidad de los reflectores rugosos es evitar las irregularidades en la luz de derrame que rodea el hotspot, y a la vez ofrecer más luz en el derrame creando una proyección más inundadora. Me imagino que lo que Fenix ha buscado a la hora de diseñar este peculiar reflector es un compromiso entre ambos mundos, algo que en mi modesta opinión han bordado. La proyección de esta TK22 es simplemente sublime, con un hotspot pequeño y concentrado, rodeado por un spill brillante y homogéneo.

Como podéis apreciar, la proyección carece por completo de cualquier anillo o artefacto, y aun no teniendo un gran diámetro de reflector, concentra la luz de una forma espectacular, especialmente al observar la transición entre las dos zonas.


El tinte neutral está en el lado frio, lejos de los tonos más cálidos como vimos por ejemplo en la Eagletac TX25C2, por lo que estoy seguro de que es un tono de luz que gustará a todos, sean o no amantes de los neutros o cálidos. Fenix publicita este tinte como capaz de ofrecer una mejor renderización del color natural, y con propiedades más penetrantes en niebla o lluvia que los blancos fríos comunes.

CONCLUSIÓN PERSONAL:
Más allá del atractivo de ser una edición especial, esta TK22 Grey Edition tiene todas las virtudes para formar parte de la gama Fenix, ofreciendo una linterna táctica que se siente robusta y se muestra potente, con un color precioso que recuerda a modelos de antaño, aquellos que algunos tanto deseamos y que jamás pudimos disfrutar.
18650 · TK22 Grey Ed. · Olight M20 Warrior · Rofis TR31C · Nitecore P25 Smilodon

Aspectos negativos: Algo que recientemente hemos visto en otras linternas de la competencia es la capacidad de memorizar el modo estroboscópico para poder ser usado de forma momentánea al instante para un uso táctico, policial o incluso de autodefensa. Fenix ha mantenido el interfaz común de otras linternas de la marca, dejando el modo estroboscópico oculto tras una pulsación continuada del pulsador de la cabeza. Aunque el interfaz es excelente para el uso cotidiano, no estaría de más que en futuras revisiones del modelo implementaran una memoria especial para dicho modo.

Aspectos positivos: El color es lo primero que me llamó la atención, y fue el detonante de mi compra de este modelo. Ese tono de anodizado natural, que tiende al verde le da ese toque militar que otras linternas de la marca equiparon en el pasado, juntando en una pieza la eficiencia de los nuevos LEDs de alto rendimiento con el aspecto sobrio y nostálgico de los primeros modelos tácticos de la gama TK. El tinte es muy bueno, con una ligera tendencia al neutro pero sin llegar a ser cálido en exceso, algo que seguramente gustará a muchos ya que ofrece un poco lo mejor de los dos tonos. La interesante propuesta con el diseño del reflector ha resultado ser todo un acierto, y porque no, una pequeña revolución en lo que a proyección multiusos se refiere. ¿Veremos alguna nueva linterna Fenix AA o CR123 de óptica compacta equipando este tipo de reflector en el futuro? Sinceramente, espero y anhelo que sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!
Debido al spam, todos los comentarios se moderan. No te preocupes si tu comentario no aparece al instante, ya que tenemos que verificar que no se trata de publicidad fraudulenta.
Disculpa las molestias!