Sobeler.com

lunes, 14 de abril de 2014

NITECORE HC90

NITECORE HC90
LED: CREE XM-L2 + 3x 5mm Color LEDs
Batería: 1x 18650 / 2x (R)CR123a
Modos: Control magnético variable con 3 posiciones fijas.
Interruptor: Electrónico (Deslizador magnético)
Fecha: Abril 2014
Enlaces:

PRESENTACIÓN:
Tras el lanzamiento hace algunos meses del primer frontal dedicado de la marca Nitecore, acaba de ver la luz la segunda incursión por parte del famoso fabricante chino en el mundo de los frontales. El Nitecore HC90 es un frontal similar en diseño al HC50, aunque incorpora algunas características muy interesantes, siendo el control magnético y la posibilidad de ajustar la salida de luz de forma variable las más esperadas. Otra función muy interesante implementada en esta nueva propuesta por parte de Nitecore es la carga embebida mediante puerto microUSB standard, la incorporación de luz multicolor RGB mediante tres pequeños LEDs de 5mm y una potencia máxima muy superior a la del anterior modelo básico HC50.
El empaquetado del producto es muy similar al que ya vimos en el HC50, y común en diseño y presentación a los recientes lanzamientos de la marca. El Nitecore HC90 llega en una compacta caja de cartón impresa a todo color con los habituales colores de la marca, incluyendo una breve descripción del producto y algunas de sus especificaciones.
En su interior encontramos el frontal, acompañado de unas bandas elásticas similares a las del HC50, un cable USB-MicroUSB, un juego de juntas de recambio incluyendo un tapón para el puerto de carga extra, y la habitual documentación con un manual de instrucciones en inglés y la tarjeta de garantía SYSMAX.

ACABADO EXTERIOR:
La construcción del frontal HC90 es bastante similar a grandes rasgos a la que ya vimos con el HC50, utilizando una óptica de idénticas características situada en el centro de un gran disipador pasivo integrado en la parte delantera del frontal y un diseño monobloque.
A un lado de la óptica, encontramos los tres pequeños LEDs encargados de la iluminación RGB. Al contrario que como ocurre con la gama SRT, en lugar de haber utilizado LEDs de 5mm RGB, en esta ocasión cada uno de los tres pequeños LEDs emite solo un color, evitando así en gran medida las típicas aberraciones producidas por la excéntrica posición del die dentro del encapsulado. 

La luz blanca corre a cargo de un XM-L2 T6 CW situado tras un pequeño y muy poco profundo reflector liso, el cual está sujeto en el sitio mediante un bisel plano y una lente con tratamiento AR. 
En la parte superior del frontal encontramos una pieza deslizante realizada en plástico de color amarillo. Mediante esta pieza podemos seleccionar el modo, deslizándola hacia la derecha para los diferentes colores, o hacia la izquierda para ajustar el brillo del XM-L2. 
El deslizador corre suave y cuenta con varios retenes en posiciones estratégicas del recorrido. El riel llega generosamente engrasado de fábrica, y resulta extremadamente cómodo y liviano su ajuste con una sola mano, detectando fácilmente los distintos retenes anteriormente mencionados y de los que tenéis más detalles en el apartado dedicado al interfaz de usuario.
En uno de los extremos del frontal tenemos el tapón mediante el cual accedemos al interior del compartimento para la batería. Este tapón cuenta con roscas de corte cuadrado, y anodizadas. El contacto negativo es realizado mediante un muelle situado en el tapón, mientras que el positivo está situado al fondo del alojamiento para la batería y cuenta con un sistema de protección mecánica contra la polaridad invertida. 
Aunque no he tenido problemas al utilizar baterías flat top como las NCR18650A, el sistema de protección de polaridad invertida hace que el uso de baterías button top sea el recomendado. Hay espacio suficiente para alojar baterías protegidas de hasta ~71mm de largo.
En el extremo opuesto encontramos otra de las novedades más interesantes implementadas en el HC90, un puerto de carga integrado en el mismo frontal con conector microUSB. El puerto está protegido por un tapón de silicona, e incorpora un recubrimiento interior translucido que permite ver la luz del pequeño LED indicador del estado de carga.
Las bandas elásticas son muy similares en longitud y calidad a las del HC50, con una generosa sección y unas propiedades elásticas muy buenas, por lo que el peso del frontal una vez instalado en nuestra cabeza y ajustadas las bandas queda muy bien repartido. Al contrario que en el HC50, la sujeción del frontal se realiza por una pieza de plástico semi-rígida que viene instalada directamente en el frontal, y que cuenta con una acertada curvatura diseñada para acoplarse cómodamente a nuestra frente. 
La banda elástica queda entre esta pieza y nuestra piel, evitando el roce con el plástico semi-rigido del soporte y asegurándonos una sujeción y comodidad óptimas.

INTERFAZ DE USUARIO:
El Nitecore HC90 tiene un interfaz de usuario sencillo, en el que el deslizador magnético toma todo el protagonismo. Además de los tres modos de luz de color, tenemos un ajuste stepless del brillo para el XM-L2 que nos permite ajustar a nuestro antojo la salida de luz entre los 0.2LM y los 530LM, punto máximo alcanzable mediante el deslizador. Hay una posición extra situada en el extremo izquierdo del deslizador, reservada para el modo Turbo.
  • Posición de standby o apagado: Justo entre el retén del LED rojo y el comienzo del ajuste variable hay una posición en la que el frontal queda apagado.
  • Modo variable de luz blanca: Moviendo el deslizador hacia la izquierda, entramos en el modo de ajuste variable de salida para la luz blanca. Podemos seleccionar el ajuste que más nos convenga para cualquier situación, dentro del rango comprendido entre los 0.2LM y los 530LM, punto en el cual el deslizador tiene un retén. Hay aproximadamente un recorrido de 25mm, por lo que encontrar la salida adecuada resulta fácil.
  • Modo Turbo: En el extremo situado al final del ajuste variable, tenemos una posición extra más allá del retén que marca el modo High, en el cual el frontal ofrece el modo Turbo, con 900 Lumen. Este modo está situado en el extremo izquierdo del deslizador, por lo que es sencillo acceder a él desde cualquier posición.
  • Modos auxiliares de luz de color: Desde la posición de Standby, moviendo el deslizador hacia la derecha encontramos tres retenes, cada uno de ellos correspondiente a un LED auxiliar de color. El primero enciende la luz roja, el siguiente la verde y el situado en el extremo derecho del deslizador da acceso a la luz azul.
  • Bloqueo mecánico: El frontal puede ser bloqueado por rosca para evitar el consumo parasitario que siempre está presente en este tipo de herramientas que carecen de un interruptor mecánico. Tras haber comprobado dicha corriente con una batería completamente cargada obtengo una cifra que oscila entre unos 8mA durante los primeros 30 segundos y 0.18mA tras un repentino bajón. En el manual de instrucciones Nitecore hace mención en el manual de instrucciones a este bloqueo recomendándolo si no tenemos previsto utilizar el frontal en un largo periodo de tiempo, indicando también que la corriente que se necesita para mantener latente el interfaz del HC90 necesitaría de 6.000 horas (unos 250 días) para agotar completamente una 18650. Esto, obviamente, evitará también el encendido accidental del frontal cuando lo transportemos dentro de una mochila o bolsillo.
  • Cargador integrado: El HC90 incorpora como novedad un cargador integrado en el frontal, que nos permitirá cargar la batería 18650 instalada sin necesidad de extraerla. Este sistema de carga se alimenta mediante un puerto microUSB y puede ser conectado a cualquier fuente de alimentación común, como un cargador de pared de un Smartphone o Tablet, un puerto USB de un PC, un powerbank… La corriente de carga está limitada a 500mA (515mA según mi multímetro) independientemente de las especificaciones del sistema que utilicemos, por lo que cargar completamente una batería 18650 de 3100mA necesita algo más de 6 horas. El voltaje final de carga para la batería es 4.2V, y muestra un algoritmo CC/CV correcto, disminuyendo la corriente gradualmente cuando el proceso de carga alcanza los 4V, para finalizar la carga de forma correcta. El puerto de carga está dotado de un LED de color rojo que nos informará del estado de la carga mediante distintas secuencias: Un parpadeo aproximadamente cada 2 segundos denota una carga en proceso, un rápido parpadeo un problema con la batería instalada (carga detenida) y si el indicador luminoso queda encendido fijo nos indica que la carga ha finalizado.
NOTA: Aunque el HC90 puede ser alimentado mediante una batería 18650, dos primarias CR123a o dos recargables RCR/16340, el sistema solo soporta la carga de baterías 18650.


(Todas las mediciones están tomadas siguiendo el procedimiento ANSI NEMA FL1, tomando como valor el punto más alto de la lectura comprendida entre el segundo 30 y el 120 tras su encendido. Más detalles aquí.)
Al igual que ocurrió con el HC50, el rendimiento medido en la esfera integradora está algo por encima del especificado por el fabricante, alcanzando la asombrosa cifra de 1040LM a los 30 segundos de encendido constante en su modo más alto, y rozando los 600LM para el modo High.

RENDIMIENTO:
El HC90 hereda de la versión básica HC50 su control por temperatura, algo que sustituye a los ya habituales stepdowns controlados por tiempo (típicos 3 minutos), y nos ofrece un rendimiento más dinámico dependiendo del entorno en el que utilicemos el frontal. Así pues, el sensor térmico integrado en las tripas del HC90 hace que este reduzca su rendimiento lumínico cuando alcanza una temperatura superior a los 55ºc. 
En la gráfica podemos observar dos test independientes, uno con el frontal a temperatura ambiente y otro en el que hemos ayudado con un pequeño ventilador para evitar que el control por temperatura entre en acción. Se puede ver claramente como a temperatura ambiente y sin ayuda del ventilador, a los aproximadamente 10 minutos de uso continuo el frontal ha superado los 55 grados centígrados y ha bajado su salida del modo Turbo al modo High, donde gracias a la menor corriente ha sido capaz de bajar de nuevo la temperatura y el modo Turbo ha entrado en acción automáticamente. Estas subidas y bajadas se realizan de forma gradual (realizando una especie de fade in y fade out) y son difíciles de advertir a simple vista.
Comparado con el rendimiento del HC50, este nuevo HC90 muestra un paso adelante en eficiencia, obteniendo un runtime muy similar gracias al tipo de regulación no lineal con el que Nitecore lo ha dotado en su configuración para una 18650.

PROYECCIÓN:
La proyección del HC90 es casi idéntica a la ya vista en el HC50, con un ángulo de salida de luz de 100º, con un enorme hotspot y una luz periférica abundante, abarcando una amplia zona iluminada. Gracias a la potencia extra, el alcance pasa a los 110 metros y 3.000cd (ANSI NEMA FL1), 25 metros más que el HC50.
El tinte del XM-L2 T6 es frio, con un ya familiar toque amarillento en el degradado entre el hotspot y el spill.



La luz de color me ha sorprendido por lo homogéneo de su proyección, ya que Nitecore ha optado por utilizar cada uno de los tres LEDs de 5mm para un color especifico, en lugar de utilizar LEDs RGB (capaces de ofrecer tres colores en un mismo encapsulado) como por ejemplo utiliza la gama SRT. Al tener un solo DIE, los pequeños LEDs ofrecen una proyección bastante buena y casi libre de cualquier anillo o artefacto.

CONCLUSIÓN PERSONAL:
A grandes rasgos, este HC90 viene a ofrecer una alternativa más completa a lo que su versión básica, el HC50 ofrece, con algunas mejoras funcionales muy acertadas y con un diseño robusto y más sencillo de usar.

Aspectos negativos: Dentro de la ya habitual tendencia en la utilización de luz multicolor, el HC90 ofrece un rendimiento bastante mejor del visto en otras linternas de la marca, como las SRT, pero sigue estando un paso por detrás en eficiencia y rendimiento de lo que teóricamente se podría conseguir con un powerLED RGBW. Me pregunto cómo habría sido el resultado si en lugar de utilizar los tres LEDs de 5mm para el color se hubiese incorporado un XM-L color tras una pequeña lente asférica, ofreciendo el mismo abanico de color, pero incorporando la potencia y eficiencia que el CREE ofrece, muy por encima de los ya desgraciadamente habituales LEDs de 5mm. 

Aspectos positivos: Me ha gustado especialmente lo sencillo e intuitivo que resulta hacerse con el control del frontal, gracias al bien ideado sistema de deslizador. Como en el HC50, la construcción sencilla y robusta es una de sus virtudes, así como la acertada combinación de proyección hibrida, capaz de ofrecer una proyección muy inundadora pero sin renunciar a un decente alcance gracias al enorme hotspot. El control por temperatura en lugar de por tiempo es algo que todos estamos deseando que evolucione y sea incorporado en otros modelos de la marca, evitando así esos bajones innecesarios cuando la temperatura real de la unidad lo soporte. La eficiencia parece estar un paso por delante de la versión anterior, sacrificando la linealidad de su salida (en su versión para una 18650) para obtener un runtime excelente. La proyección de los LEDs de 5mm no es tan mala como esperaba, tras haber visto como rinde en la gama SRT. El puerto de carga compatible con cualquier USB es una excelente mejora, que nos permitirá mantener nuestro frontal siempre listo utilizando el cargador de nuestro Smartphone o Tablet, sin necesidad de transportar con un cargador dedicado o baterías extra. El diseño de las bandas elásticas hace que el peso se reparta de forma muy buena, olvidándonos a los pocos segundos de que lo tenemos en la cabeza. En definitiva, y si el presupuesto lo permite, el HC90 es una opción recomendada que seguro gustará a todo aquel que lo pruebe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!
Debido al spam, todos los comentarios se moderan. No te preocupes si tu comentario no aparece al instante, ya que tenemos que verificar que no se trata de publicidad fraudulenta.
Disculpa las molestias!