Sobeler.com

domingo, 24 de marzo de 2013

KLARUS P1C


KLARUS P1C
LED:  Cree XP-G R5
Batería: 1x CR123 / 1x RCR123
Modos: 2 (Alto-Bajo) Selección por twisty.
Interruptor: Forward, tailcap.
Fecha: Marzo 2013
Enlaces:

PRESENTACIÓN:
Hoy os presento una de mis últimas adquisiciones, la Klarus P1C. Se trata de una casi veterana linterna, que siempre me gustó pero que nunca me acabé de decidir a la hora de pedirla.
La linterna llega en una pequeña caja con un original diseño, incorporando una “lengüeta” lateral en la que podemos leer algunas de las especificaciones del producto. 
Dentro de la caja, en un blíster viene la linterna bien asegurada, y en los espacios libres que quedan en su interior se encuentra una pequeña bolsa de plástico que contiene un juego de juntas tóricas de recambio, además de un pulsador de silicona para el tailcap y una correa para la muñeca.
En general, la presentación es excelente, y solo echo en falta la ausencia de una funda o holster, como ofrecen otras marcas.
Al parecer, Klarus realizó algunos cambios en el acabado de la serie P (P1A, P1C y P2A), y por lo que he podido ver esta unidad es de las mejoradas, o de la última hornada. Estupendo!

ACABADO EXTERIOR:
Estamos ante una robusta linterna, de apariencia (y funcionamiento) sencilla, que hace gala de su dureza, gracias al diseño compacto y sólido del que goza.
El exterior es simplemente asombroso, teniendo en cuenta su precio. Anodizado HAIII negro mate sin ninguna imperfección o cambios de tonalidades en su color en las diferentes partes que componen la linterna. Los grabados, incluyendo logotipo, modelo, número de serie y una graciosa inscripción “Premium R5” son todos muy bien definidos y resultan sencillos de leer gracias al contraste con el oscuro cuerpo.
La cabeza está provista por una zona completamente lisa y otra con  unas discretas aletas de disipación.  El bisel es completamente liso, integrado en la primera sección.
La lente tiene un tratamiento antirreflejos, emitiendo los típicos destellos azulados/violetas.
Tras esta, tenemos un proporcionado reflector ligeramente rugoso, con el XP-G R5 asomando en su fondo, correctamente en su sitio gracias a un disco centrador de color negro.
Desgraciadamente la unión que nos daría acceso al interior de la cabeza si deseásemos hacer algún tipo de ajuste o sustitución del LED o el reflector viene sellada y no parece fácil desmontarla sin usar técnicas como la dilatación y compresión por temperatura.
Afortunadamente, la óptica de esta P1C es impecable y no supondrá un problema a corto plazo.
El contacto positivo en el circuito está protegido por un mecanismo de protección contra polaridad inversa, con forma de anillo rodeando el contacto.
Las roscas, de corte cuadrado, son una de las mejoras que Klarus ha introducido en esta segunda hornada de P1A. Anteriormente estaba provista por roscas triangulares “estándar”. Anodizadas en la unión del tailcap, y en aluminio desnudo en la cabeza, llegan correctamente lubricadas y provistas de sendas juntas para impermeabilizar las uniones.
Gracias al anodizado de las roscas del tailcap, podremos hacer el blockout con solo desenroscar levemente el tailcap.
El clip va fijado a presión en una pista junto a la unión del cuerpo con el tailcap, y se sujeta mediante presión. El acero en el que está fabricado es tremendamente duro, y cuesta bastante sacarlo de su poición. Aunque no parece algo hecho adrede, puede ser instalado de forma inversa.
El tailcap, exteriormente dotado de una buena franja de knurling y con dos protuberancias rodeando el pulsador contiene en su interior la otra mejora que conozco en esta segunda hornada de P1C. Klarus ha sustituido el interruptor original por otro con un tacto mejorado. 
Originalmente el interruptor era el mismo que se encuentra, por ejemplo, en la JetBeam BA10. Aunque no es un mal interruptor, tiene un recorrido demasiado largo para mi gusto, y al pulsarlo da la sensación que el recubrimiento está lleno de aire. También se ha reemplazado en recubrimiento, originalmente redondeado, por uno plano, lo que permite colocar la P1C en tailstand de forma muchísimo más segura.


INTERFAZ DE USUARIO:
Al igual que su construcción, la interfaz de usuario de la P1C es francamente sencilla. Cuenta con solo dos modos, Alto y Bajo, seleccionables mediante roscado de la cabeza.
Con la cabeza completamente apretada, tenemos el modo Alto, y con desenroscar levemente esta accedemos al modo Bajo.
Podemos cambiar entre ambos modos ya sea con la linterna encendida o apagada, y gracias al interruptor momentáneo tendremos un acceso rápido a cualquiera de los dos modos.

RENDIMIENTO Y DURACIÓN DE BATERIA:
Klarus no especifica que su P1C pueda trabajar con una RCR123, pero afortunadamente es solo una recomendación y la linterna funciona sin problemas con baterías recargables Li-Ion.
Evidentemente, deberemos tener en cuenta las limitaciones por el tamaño, y usaremos la linterna de forma acorde cuando empleemos las RCR/16340.
Aquí tenemos una comparación entre el rendimiento del modo Alto con baterías CR123 y con una RCR123. Podemos ver como la regulación está pensada para las primarias, siendo con las recargable una especie de Direct Drive, capaz de escupir más de 400 Lumen en los primeros segundos de uso.
La eficiencia es relativamente alta, especialmente con las primarias.

PROYECCIÓN:
Como buena herramienta todo-terreno  y destinada al uso diario, la P1C tiene la aclamada combinación de reflector ligeramente rugoso y XP-G, que ofrece la clásica proyección equilibrada que nos resultará útil en la mayoría de tareas cotidianas.
Libre de cualquier anillo, el hotspot se difumina progresivamente dando la sensación de tener un punto central más grande de lo que en realidad es.
El tinte de este XP-G R5 de primera generación es marcadamente frio, quizás tirando algo azulado. 



CONCLUSIÓN PERSONAL:
Cuando buscamos una linterna para el uso diario, cotidiano, o laboral, uno de los factores que determinan nuestra elección es el tamaño. Esta Klarus quizás no sea de las más pequeñas, o de las más grandes, pero tiene unas medidas que la hacen muy cómoda en utilizar.
P1C - MT1C - V11R - RRT01 - EX10 - S10 - EC1 - RCR123
La construcción sencilla y robusta  acorde con el funcionamiento de sus modos, la hacen también susceptible de ser regalada a personas no entendidas en estos menesteres.

Le encuentro solo dos pegas remarcables: El tinte y la falta de grip para el accionamiento del cambio de modos.
Aunque todos sabemos que el tinte no es 100% responsabilidad del fabricante de la linterna, quizás es demasiado frío para ser llamado “Premium R5”. 
La ausencia de knurling en la cabeza dificulta, aunque no imposibilita, el cambio de modos a una sola mano.
Por lo demás, una linterna que no me ha defraudado. Klarus es una de esas marcas que, sin llegar a ser de extremo “lujo”, ofrece unos productos con una relación calidad-precio increíble.

Me gusta:
  • Interfaz de usuario simple.
  • Robusta, sencilla y bien construida.

No me gusta:
  • Tinte algo frío.
  • Accionamiento a una sola mano complicado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hola!
Debido al spam, todos los comentarios se moderan. No te preocupes si tu comentario no aparece al instante, ya que tenemos que verificar que no se trata de publicidad fraudulenta.
Disculpa las molestias!